09 junio 2014

Toma el petróleo y corre

De inmediato tras el resultado de las elecciones europeas, ante ese escenario de cambio de ciclo que comienzan a dibujar y que tanto movimiento de fichas está acelerando, el gobierno se ha dado mucha prisa en aprobar las prospecciones petrolíferas marinas en Canarias. Y para ello no ha dudado en pasar por encima de la voluntad mayoritaria del pueblo canario y de sus instituciones, así como de los sólidos informes científicos que muestran el grave impacto sobre la biodiversidad, el medio marino, las pesquerías y el desarrollo turístico que la explotación petrolífera puede provocar en el área. Pero es que el procedimiento administrativo, con un Estudio de Impacto Ambiental plagado de irregularidades, ni siquiera había concluido, tal como denuncian las principales organizaciones conservacionistas, que ven en esta maniobra un intento de presionar al Supremo para obtener una decisión favorable a las prospecciones. En cambio, se procuró retrasar una y otra vez la declaración como área protegida de la Red Natura 2000 del espacio marítimo del oriente y sur de Lanzarote-Fuerteventura, que sería afectado por los sondeos.


Dicen desde el Ministerio que dicha aprobación no significa que la explotación petrolífera vaya a ir adelante. Pero las prisas y las formas no puntan precisamente a que el Gobierno vaya a poner el más mínimo reparo en ello. Y menos un Gobierno que ha ejecutado a conciencia, al servicio de las eléctricas tradicionales -el poderoso lobby nuclear y de los combustibles fósiles-, un plan sistemático de aniquilación de las energías alternativas, desmontando el importante desarrollo que habían alcanzado la energía eólica y la solar.


Más bien parece que de lo que se trata es de acelerar el paso y poner en marcha y garantizar cuanto antes estos futuros "negocietes" de los "amigos" del lobby petrolífero, que tan bien van a saber pagar los favores recibidos, puertas giratorias mediante -entre otras fruslerías-, no sea que la tendencia que apuntan los recientes resultados electorales y las últimas encuestas terminen poniendo el Gobierno y las instituciones en manos de la población, en manos de quienes anteponen el desarrollo humano frente al beneficio económico a costa de todo que promueven en exclusiva los representantes de los dueños del dinero.


Se van a dar mucha prisa. Es probable que tras los sondeos en Canarias comiencen a aprobarse a la carrera, como caen las fichas del dominó, todas o buena parte de esas prospecciones petrolíferas solicitadas en Baleares, el golfo de Valencia, Delta del Ebro, mar de Alborán, Golfo de León... Y eso solamente hablando del negocio del petróleo. Aún hay más...


7 comentarios:

Pablo García dijo...

Canarias dice no, y además lo hace con razones: http://www.mundoenergiasolar.com/canarias-dice-no/ Lo que no podemos permitir es que continúen con las mentiras sobre empleo y dependencia energética. Canarias se merece algo mejor.

peixet dijo...

queremos el derecho a decidir, para hacer referéndums, y que se cumpla la voluntad del pueblo, ya estamos hartos de que se haga todo por decreto, en favor de las puertas giratorias que se puedan adjudicar tras las concesiones, y mas bien creo que el menestro Soria le encantan este tipo de puertas, por la que sales del ministerio y entras en la asesoría que mas le pague o varias al mismo tiempo, ya basta de corruPPtos

Anónimo dijo...

Es humillante como nos han tratado a los canarios. Otro ninguneo más. Pero descuiden, que como haya un derrame, el PP va a pagarnos a todos la recuperación de nuestro entorno y de nuestro turismo, que es de lo que vivimos. Nos han vendido por un puesto en Repsol y el Gobierno de España de brazos cruzados, luego dirán que por qué crecen los independentismos.

Anónimo dijo...

Es humillante como nos han tratado a los canarios. Otro ninguneo más. Pero descuiden, que como haya un derrame, el PP va a pagarnos a todos la recuperación de nuestro entorno y de nuestro turismo, que es de lo que vivimos. Nos han vendido por un puesto en Repsol y el Gobierno de España de brazos cruzados, luego dirán que por qué crecen los independentismos.

Anónimo dijo...

canarias seria la unica region del mundo que se negara a la extraccion del petroleo y mira que su presidente canario si que usa el helicoptero con combustibles solidos ademas el presupuesto que le asigna a las renovables es minimo no da ni para comprar velas, ademas canarias por debajo esta el golfo de guinea llena de plataformas al lado marruecos ya bp tiene permisos para lo mismo,en fin, respeto a los demas pero creo que todo es demagogia y ambiente ya de elecciones

Anónimo dijo...

En breves días la compañía Repsol deberá encajar, igual le guste o no, una campaña en las Islas Canarias para evitar el uso de sus productos.
Dada su cuota de mercado en gasolineras en Canarias creo que no le va gustar mucho...

Anónimo dijo...

Yo soy Canario y en un principio no estaba en contra de la extracción de petroleo aquí, ahora bien tal y como se están desarrollando los acontecimientos uno no puede mas que posicionarse en contra por los siguientes motivos:

1. No se ha explicado bien a la población el proyecto.
2. No se ha presentado ningún plan de contingencia en caso de fuga de petroleo, es decir si mañana hay un accidente y se comienza a verter petroleo de un pozo que medidas técnicas hay preparadas para parar ese vertido y que no pase como en el golfo de Mexico que hubo que improvisar una solución y se tardo mucho en tapar la fuga mientras los vertidos continuaban, además teniendo en cuenta que en este caso la profundidad de las extracciones es mucho mayor.
3. No sabemos de ningún plan para en caso de vertido abastecer a las islas de Lanzarote y Fuerteventura de agua potable ya que el 90% del agua que consumen en estas islas es desalada y por lo tanto proviene del mar.
4. Por último podría entender que se sustrajese el petroleo siempre y cuando además de que se cumpliesen los puntos anteriores sea el estado quien lo haga y la venta de ese petroleo redunde en una mejora económica de los españoles y no de una empresa privada cuya única patria es el dinero.