04 diciembre 2014

Miradles a la cara


Miradles a la cara. Hoy les sentáis en el banquillo de los acusados. Son los dieciséis activistas de Greenpeace y el fotoperiodista que juzgáis, y que pretendéis encerrar en la cárcel, por denunciar con una pintada la suicida sinrazón de la energía nuclear.


Miradles a la cara. Ni ellas ni ellos son quienes hacen negocio a cualquier precio, quienes ganan dinero con actividades que pueden poner seriamente en riesgo la salud de las personas y del medio ambiente. Quienes juegan a la ruleta rusa con nuestro destino.


Miradles a la cara. Tampoco son quienes por puro interés económico nos dejan en herencia una suerte de bomba de relojería en forma de residuos que mantendrán su alta peligrosidad durante miles de años.


Miradles a la cara. Ni son quienes legislan y gobiernan para favorecer los intereses privados de los miserables negocios que se nutren de nuestro futuro.


Miradles a la cara. Pues tampoco son quienes compran voluntades, domestican medios de comunicación y alquilan plumas y voces mercenarias para confundir a la opinión pública.


Miradles a la cara. Porque ellas y ellos son quienes vienen a cara descubierta, con la mirada y la conciencia limpias, a darlo todo a cambio de nada, por intentar abrirnos los ojos.


Hoy sientan en el banquillo a las personas equivocadas. Las otras siguen en sus despachos, contando monedas.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Fascismo. Neoliberalismo. Tirania siglo XXI?