20 septiembre 2015

Brama el monte

Pintan ya de manchones anaranjados las cornicabras las crestas de los montes cuando caen las primeras lluvias de finales del verano. El aguacero apenas impacta la superficie reseca y polvorienta de la tierra calcinada por los calores del estío. Y en el aire flota un hálito, sin vuelta atrás, de tiempo nuevo.


Conforme avanzamos por la llanura central, soplos repentinos de viento levantan confusas tolvaneras de polvo y paja del pastizal amarillo y seco de la raña. Los cernícalos, a nuestro alrededor, aletean colgados del cielo en busca de los saltones crecidos, que brincan a nuestro paso. Apenas nada más. El calor empuja aún a buscar refugio en la sombra. Nos dejamos llevar, pues la noche será larga: un viejo alcornoque, recién descorchado, al aire su oscura piel roja nueva, acuna bajo su silencio nuestra siesta...


Al despertar, el sol cae lentamente en el ocaso quieto de septiembre, tiñendo de cálidos los paisajes de la tarde. Y la leve tregua de la temperatura anima los montes. Un clamor de mirlos y pinzones se desenreda de las ramas de los árboles para extenderse por el valle. Retoma el carbonero su canto optimista de primavera naciente. Corretean los conejos por la linde, buscando los últimos brotes... 


De repente, el estruendo de un mugido brutal, sostenido y grave, rompe la espesura del monte e impacta de lleno en el aire traspasado de sol de la tarde. Unos segundos de silencio, asaeteado por el reclamo metálico de los pinzones, y ese bramido profundo, de sirena de barco antiguo en una noche de niebla, vuelve. Y otra vez. Otra más. Haya su eco en la ladera opuesta. Y en la vaguada adyacente... Se multiplica y expande por toda la sierra y el valle. Es ya un cántico colectivo, un salmo salvaje e indómito, como si la Naturaleza nos quisiera recordar, por voz de los ciervos, un mensaje pretérito, olvidado ya por nosotros, del cual sólo nos queda la certeza. 


Brama el monte.


Extracto de Tras las huellas de la fauna ibérica (V. J. Hernández y E. Rodríguez, Tundra Ed. 2014)

No hay comentarios: