21 noviembre 2015

Cambia #escopetaXprismáticos


21/11/2015. Tengo una pregunta para ti, cazador, que te defines también como defensor de la Naturaleza, que necesitas salir al campo a sentir la madrugada y el aire frío en la cara, recorrer las sendas y trochas o monte a través; que disfrutas de ver a los perros sobre el terreno, trotando alegres de verse sueltos, da igual que no encuentren nada; que te gusta compartir esas salidas con otros compañeros, esos almuerzos campestres, que necesitas como respirar el aroma de la jara, del lentisco, del romero, del rocío primero de la mañana, siendo lo de menos traerte algo en el morral; que admiras la libertad, el instinto y la fuerza de tus presas y en el fondo algo te dice que no está bien arrebatárselas; que te revuelven las tripas esas cacerías de salón, montadas para que los señoritos hagan una masacre sin moverse del sitio; lo mismo que el mercantilismo cinegético que está convirtiendo el campo en una inmensa granja, ya todo lleno de tristes caricaturas de piezas domesticadas...


¿Por qué no cambias la escopeta por los prismáticos? Definitivamente. El alivio será enorme. Se acabaron las caras licencias de armas y la compra de munición, las cuotas a unas sociedades y federaciones que sabes que van a lo suyo, los conflictos interminables entre cotos y supuestos colegas; en fin, todo eso que te amarga. A cambio, tu contacto con los animales no se limitará al segundo escaso necesario para apretar el gatillo, sino que podrás ser espectador privilegiado de su vida, de sus costumbres, de sus amores, de la crianza de sus puestas y camadas. Y al retirarte, seguirán vivos. Volverás a casa con el trofeo del recuerdo de su observación, de las vivencias que te aportarán, y con la satisfacción de no haber truncado su destino. Además, tendrás todo el año y todo el territorio para disfrutar de la observación. Y no se limitará a las especies cinegéticas. Como observador, con tus prismáticos en la mano como única arma, todo un mundo de fauna diversa se abre ante ti. Y cada año son muchos más quienes se deciden a recorrerlo.

2 comentarios:

Pablo Reina Martínez dijo...

Ofú Víctor, me has descrito perfectamente. Solo que yo realice este paso hace ya unos años, y es de algo que no me arrepiento ni un solo momento. Un saludo desde Ecija.

Virgi dijo...

Emhorabuena Pablo Reina por ese paso!!
Ojalá muchos más lo dieran.
Gracias Víctor por intentarlo!!