28 noviembre 2015

NATURA DIRECTO: Llegaron los pájaros del invierno


28/11/2015. Ya están aquí, con el frío, los pájaros del invierno. Los pequeños pájaros llegados del norte lejano, de la Europa central y septentrional, o bien o combinando ambas procedencias geográficas, según la especie bajados de las altas montañas, del interior o de la franja norteña ibérica. Un paseo por jardines o parques cercanos, por los caminos de las afueras de la ciudad o del pueblo, por los campos que acusan ya las heladas primeras, nos permite descubrir la gran variedad y cantidad de recién llegados "turistas" alados de invierno. Rebusca entre las yemas de los árboles el minúsculo y verde mosquitero; recorre el borde de las fuentes, acompañando a la acrecentada en número lavandera blanca, la cascadeña; sopla el silbido triste de los lúganos entre la risa alegre de los jilgueros; se acerca descarado, mostrando la naranja llama viva de su pecho, el petirrojo; agitan sus colas cual batutas, mientras andan los caminos y los campos abiertos, el bisbita alpino y el pratense; saluda con graciosa inclinación el colirrojo; las bandadas de pinzones traen la sorpresa de algún colorido pinzón real; la tribu de los zorzales toma las arboledas en forma de comunes, alirrojos, reales y charlos... 

Sus voces y reclamos suenan en nuestros oídos como el saludo de los viejos amigos. Y encuentran el eco de ese "Cuánto tiempo sin vernos, os estábamos esperando". En cambio, en las antípodas de la sensibilidad, otras mentalidades ancladas en un arcaísmo a desterrar, les aguardan también, pero con todo un arsenal de artilugios y engaños, para apresarlos y meterlos en el plato, sembrado por los campos ibéricos: cepos, lazos, losetas, liga, "parany", redes de tipos varios...

2 comentarios:

Chari BR7 dijo...

Aquí llegan garcetas y cormoranes, vivo en Alicante, en la zona de la playa. Yo tengo gorriones en mi balcón, les pongo de comer y agua, no me gusta enjaular a un animal que ha nacido para ser libre. Hay gente cruel que los caza, por simple placer de verlos sufrir, o los envenena. Es una pena que, a veces, seamos más bestias que los propios animales, esos a los que llamamos "irracionales".
Me ha encantado tu post.

Bibiana León dijo...

Estupendo comentario , yo tampoco soporto que los tengan en jaulas