27 septiembre 2016

Detener el asedio a Doñana


27/9/2016. Doñana, el edén de biodiversidad europeo, el humedal más importante de nuestro continente, el símbolo de un mundo salvaje salvado a tiempo que considerábamos definitivamente protegido como Patrimonio de la Humanidad, está gravemente herido.


Más de mil pozos ilegales, el recorte de las aguas que alimentan a la marisma y el mal uso del recurso hídrico drenan sus arterias; más de tres mil hectáreas de cultivos también ilegales ocupan su territorio; la intensificación agrícola y el abuso de pesticidas extienden la contaminación química y orgánica; ya han comenzado las obras del proyecto que convertirá al parque en un almacén industrial de gas, un proyecto hábilmente troceado para sortear los controles legales; sigue adelante el empecinamiento en dragar el Guadalquivir, pese al rechazo de la comunidad científica, el Tribunal Supremo y las instancias europeas por su impacto ambiental y económico críticos; se ha autorizado la reapertura de la mina Aznalcollar-Los Frailes con el consiguiente riesgo de un nuevo desastre; etc.


Esta situación ha llevado a que el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco advierta que Doñana podría ser incluida en breve en la bochornosa Lista del Patrimonio Mundial en Peligro de no aplicarse las soluciones reales y efectivas por parte del Gobierno. Y la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción contra el Gobierno por no tomar medidas urgentes para corregir la desastrosa gestión del agua en el área, que puede acabar sentando al Estado en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asimismo, la organización conservacionista WWF ha iniciado una valiente y sólidamente documentada campaña internacional para advertir de estas amenazas, del peligro real de deterioro irreversible de esta joya única de la Naturaleza española y mundial de no actuar a tiempo, una campaña en la que se puede participar a nivel individual firmando AQUÍ.


Pero todo ello son solo los síntomas. Las causas son de mayor calado. Doñana está enferma de considerar la Naturaleza como algo ajeno en lugar del todo del que formamos parte, de olvidar la interdependencia con nuestro entorno, de  reducir los paisajes y los ecosistemas a meros escaparates que consumir como simples espectadores. Está enferma de creer que la gestión del patrimonio natural se puede dejar exclusivamente en manos de los gobernantes, de creer que éstos priorizarán el bien común y el cumplimiento de la legalidad por encima de intereses económicos y partidistas personales, de pensar que ya vendrán otros (héroes, ONGs) y lo solucionarán. Está enferma de luchas por exclusividades, desde las competencias, la gestión o la investigación a la representación del esfuerzo de conservación, cuando el diálogo y la colaboración podrían multiplicar los resultados favorables. Doñana está enferma, en fin, de dejar a la codicia devorar la sensatez de equilibrar aprovechamiento y conservación para que de verdad haya futuro.


También en esto Doñana es un símbolo: el de la relación de nuestra sociedad con la Naturaleza.

22 septiembre 2016

Identifican las zonas clave para conservar los mamíferos de España


22/9/2016. Un equipo de más de dos centenares de expertos, coordinados por la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM), acaba de publicar el inventario de Zonas Importantes para los Mamíferos (ZIM) de España (Tundra Ediciones, 2016), un volumen de casi ochocientas páginas, prologado por Miguel Delibes, presidente de la SECEM, que recoge el ingente trabajo desarrollado durante más de una década para identificar, por primera vez, las zonas clave para la conservación de las especies y comunidades de mamíferos silvestres de España. Este hito constituye una herramienta fundamental para la gestión y protección de nuestra fauna de mamíferos y sus hábitats.


Mediante la aplicación de criterios técnicos para la evaluación objetiva, se han determinado un total de 170 Zonas Importantes para los Mamíferos (ZIM) que deben ser adecuadamente protegidas y gestionadas para garantizar la conservación de los mamíferos terrestres de nuestro territorio.


Con el objetivo de frenar el declive de los mamíferos más amenazados y mejorar sus poblaciones, además de un diagnóstico global de los problemas de conservación de las comunidades de mamíferos de España, se han descrito y analizado el valor mastozoológico y otros valores naturales, así como la problemática y necesidades de conservación de cada una de estas zonas.


Una de las principales carencias detectadas ha sido la falta de protección de la mayor parte del territorio de las Zonas Importantes para Mamíferos. Tan sólo el 42% de las ZIM está amparado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2000. Superficie que apenas alcanza el 46% considerando todas las figuras de protección. Así pues, un objetivo prioritario señalado por este estudio es ampliar la protección legal al resto del territorio de las ZIM, preferentemente como LICs de la Red Natura 2000.


Entre los 33 tipos de amenazas analizadas, la más frecuente ha sido la destrucción del hábitat, que afecta al 87% de las Zonas Importantes para Mamíferos identificadas. La segunda son las molestias a los mamíferos causadas por actividades humanas, detectadas en el 83% de las ZIM. La tercera la urbanización del territorio, que afecta al 78% de las ZIM. La cuarta la caza ilegal, en el 77% (más del 69% con uso de cebos envenenados). Seguidas por la destrucción o degradación de riberas (77%), carreteras peligrosas (75%), sobrepastoreo (70,6%), presencia de especies alóctonas (70%), etc.


Este trabajo proporciona una base  documental imprescindible para las administraciones, a las que se insta a poner el foco en la gestión adecuada de las poblaciones y comunidades de mamíferos de estas zonas, así como de sus hábitats naturales, a fin de garantizar su mantenimiento y mejora a largo plazo.


Igualmente, este estudio es una herramienta de gran relevancia para la planificación del territorio y para la evaluación de programas y proyectos que inciden en el medio, cuyos gestores no disponían hasta ahora de un inventario detallado de las zonas vitales para los mamíferos.


Por último, para monitorizar la evolución de las Zonas Importantes para Mamíferos y la situación de sus comunidades de mamíferos y estado de conservación, se considera imprescindible revisar periódicamente el inventario, así como desarrollar más trabajo de campo en aquellas áreas del territorio de las que se carece de datos suficientes y que podrían dar lugar a la identificación de nuevas Zonas Importantes.

30 agosto 2016

Campos sembrados de muerte

ABATIDAS UN 60% DE PIEZAS NO AUTORIZADAS EN LO QUE VA DE MEDIA VEDA EN UNA ZONA DE ESPECIAL PROTECCIÓN PARA LAS AVES EN VALENCIA


30/08/2016Media veda. La temporada de caza que se abre en verano entre agosto y septiembre, pocas semanas arriba o abajo según la Comunidad Autónoma. El número de especies que se permite cazar es limitado, sin embargo, es frecuente que durante esta época entren muchos otros animales protegidos heridos por disparos en los centros de recuperación de fauna.


Para comprobar si esta afección a especies no autorizadas se da tan previsiblemente, decidimos realizar una pequeña prospección de puestos de caza de la media veda en una reducida zona elegida al azar en un punto de la Comunidad Valenciana. En concreto en la parte oriental del municipio de Quartell, en provincia de Valencia, en torno a la Acequia o Sèquia del Rey, ya dentro de los límites de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2000 del Marjal de Almenara. Por supuesto, la muestra es pequeña, por lo que no es estadísticamente significativa. Pero estos son los resultados.


Localización.


La primera semana de agosto elegimos al azar unas cuadrículas de 1X1 km de extensión dentro de la ZEPA y LIC del Marjal de Almenara (que se extiende por los términos municipales de Moncofa, Xilxes, La Llosa, Almenara, Benavites, Quartell, Faura y Sagunto). Pensábamos que, por su grado de protección oficial, podría incluso darse un sesgo a favor de que los cazadores no se saltasen la legalidad allí. No obstante, nos interesaba conocer también si esta protección frenaba realmente la práctica ilegal. Recorrimos detenidamente las cuadrículas hasta encontrar todos los puestos de caza y cebaderos preparados para la media veda con antelación, que en la Comunidad Valenciana se inicia el 15 de agosto.


Doce días después de la apertura de la media veda, el pasado viernes 26 de agosto, revisamos estos puestos de caza y su entorno inmediato. Dentro de esos doce días hubieron solamente tres días hábiles de caza: el día 15 festivo y el fin de semana del 20 y 21 de agosto. La segunda revisión de los puestos y su entorno ha sido el lunes 29 de agosto, de modo que hay que sumar dos días hábiles de caza más, el fin de semana de 27 y 28 de agosto.


¿QUÉ NOS ENCONTRAMOS ALLÍ? 


Para 9 puestos fijos de caza localizados:


- El hallazgo más llamativo han sido restos de al menos 32 tórtolas turcas, especie cuya caza no está autorizada en la Orden de Vedas de la Comunidad Valenciana de 2016-2017. La mayoría de los restos son cuerpos abandonados.


- 2 estorninos negros, cuerpos abandonados. Su caza tampoco está autorizada en la citada orden de vedas.


- Restos de al menos 9 palomas torcaces. Especie autorizada. Los restos son desplumaderos, por lo que los cuerpos fueron retirados para consumo.


- Restos de un mínimo de 11 palomas bravías domésticas. También desplumaderos, sin dejar los cuerpos abandonados.


- Restos de 3 urracas. Especie autorizada, aunque se trata de una autorización de carácter general sin estudio científico alguno que compruebe si sus poblaciones han alcanzado límites que necesiten un control, ni en qué localidades concretas. Los restos consistían en los cuerpos abandonados.


COMO CONCLUSIONES:


- Cabe destacar que, salvo las 9 palomas torcaces, las 3 urracas y las 11 palomas domésticas, no se ha localizado ningún resto de ninguna otra especie de las autorizadas para la media veda.


- Las palomas domésticas cazadas provienen de los palomares del entorno, por lo que en realidad se han cazado palomos de propietarios privados.


- Las especies más afectadas por estos puestos de caza de media veda han sido, con diferencia, especies no autorizadas (el 60% de las piezas abatidas), y en particular la tórtola turca. 


- Los cuerpos abatidos y abandonados contienen perdigones de plomo. Estos cuerpos quedan a disposición de especies carroñeras o parcialmente carroñeras que los consumen y, con ellos, los perdigones de plomo. Se ha comprobado que este consumo de perdigones de plomo envenena y llega a matar a los carroñeros o predadores que los consumen a partir de las presas tiroteadas encontradas muertas o heridas. Esta intoxicación se conoce como plumbismo. En esta zona en concreto donde se encuentran los puestos fijos de caza, observamos estos días dos ejemplares de busardo ratonero y tres de aguilucho lagunero, que son rapaces, y por tanto especies estrictamente protegidas, que aprovechan estas carroñas. Aparte las aprovechan urracas, zorros y perros domésticos y abandonados.


- Los perdigones disparados por miles quedan también dispersos en el campo y en la zona húmeda adyacente y se van acumulando año tras año. Estos perdigones pueden ser consumidos junto con la grava fina que usan para moler su alimento, tanto por aves granívoras como por acuáticas como los patos, provocándoles también el envenenamiento por plomo o plumbismo. Además, quedaron abandonados en el campo los cartuchos y cajas de cartuchos utilizados.


En definitiva, que para que los cazadores de estos nueve puestos cacen legalmente 9 palomas torcaces y 3 urracas durante lo que llevamos de media veda (21% de las piezas abatidas), han muerto también un 60% de ejemplares de especies no autorizadas, más palomas domésticas de propiedad privada (19%), y han quedado los campos y el humedal sembrados de miles y miles de perdigones de plomo, una trampa mortal de veneno que permanece latente a lo largo de los años. Y todo ello dentro de un área protegida como Zona de Especial Protección Para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2000.


Con unos resultados de tal calibre aun dentro de una muestra tan pequeña, que obviamente conviene ampliar para que sea significativa, más la contribución de este periodo veraniego de caza al declive de la tórtola europea y la codorniz, ¿no creen que debería plantearse seriamente la prohibición de la media veda?



GALERÍA FOTOGRÁFICA

Pequeña selección de imágenes tomadas:


Puestos de caza:




Cebadero:


Restos de tórtolas turcas:





Estornino negro:


Urraca:


Desplumadero de palomas: